¿Eres farmacéutico y estás pensando abrir alguna red social para difundir por ella mensajes de interés para los usuarios? Ten en cuenta que las redes sociales son una herramienta muy útil dentro de la estrategia de marketing digital de la farmacia. Antes de crear el primer perfil para tu farmacia, debes saber una serie de cuestiones que desarrollamos a continuación.

¿Qué plataformas usar en la farmacia?

Redes sociales hay muchas. Puedes haber oído que existen innumerables plataformas para ampliar la comunicación de tu farmacia, pero para elegir la red social adecuada debes pensar, ¿dónde pueden estar mis clientes o cuál es el cliente potencial al que quiero llegar?

La mayor o menor concentración de usuarios en una red social se establece por modas o por intereses concretos. Pero, para tener una referencia por la que comenzar, las redes sociales más usadas a día de hoy por las farmacias, son Instagram y Facebook.

La primera, Instagram, nos puede servir para mostrar la parte más visual y humana de la farmacia y del equipo, la parte más humana; y la segunda, Facebook, para trasladar información de utilidad para el paciente. Esto no significa que, por ello, se tengan que descartar otras como Twitter o YouTube. De hecho, esta última ha experimentado un gran crecimiento a lo largo de los dos últimos años por el surgimiento de la figura de los “influencers”. Según varios informes, YouTube se ha convertido en el buscador más utilizado, por encima de Google.

Desde Asefarma siempre recomendamos a nuestros farmacéuticos más creativos, especializados y tecnológicos, que den un paso hacia adelante en el mundo de los vídeos. Son grandes profesionales del sector de la salud y unos grandes referentes para los usuarios ya que las principales búsquedas que se hacen en Internet, son referentes a temas de salud.

 

redes sociales y farmacia

Contenidos a publicar en las redes sociales

Una vez elegida y abierta la red social que hemos considerado más idónea para la farmacia, hay que pensar qué tipo de contenidos vamos a publicar. Para tener en cuenta una pequeña guía a seguir podemos actualizar con:

– Consejo farmacéutico:

El consejo es lo más valioso y más valorado de un farmacéutico. Todos los usuarios buscan en Internet soluciones para sus enfermedades y dolencias o consejos sobre hábitos de vida saludable, pero al final la fuente más fiable para ellos es el farmacéutico. A través de las redes sociales resultan útiles acciones como: difundir infografías explicativas sobre cuidados especiales, fichas en las que se sintetice información sobre enfermedades… Si estos contenidos además vienen firmados por un farmacéutico, se incrementará su valor.

– Convocatoria de eventos:

Podemos dar a conocer talleres de cosmética, nutrición, cuidado capilar que se vayan a organizar en la farmacia y a los que se puede invitar a los clientes a través de las redes sociales.

– Información interna:

Para darle un toque más informal a las redes sociales, toma referencias de otros e incide, por ejemplo, en la nueva decoración usada en el escaparate de la farmacia, en una fotografía de la celebración del aniversario… Es decir, a través de las publicaciones se podría conseguir mostrar el día a día de la farmacia. También los eventos especiales que se celebran con carácter corporativo, lo que ayudará a reforzar la marca.

– Sorteos:

Centrarse en fechas especiales en las que se pueda hacer partícipes a los seguidores de nuestras redes de un pequeño sorteo en el que se regale un pack de belleza, de hidratación… Los sorteos nos permitirán dinamizar nuestra actividad y de cara al cliente dar la imagen de una cuenta activa.

– Nuevos productos y promociones:

por ejemplo, anunciar la incorporación de una nueva marca o categoría en parafarmacia, así como una promoción especial que se haga con alguna campaña puntual.

Planificación de los contenidos

Por último, hay que tener en cuenta que las redes sociales requieren continuidad. Un perfil abierto en cualquier red social debe actualizarse cada poco, debe ser periódico. De lo contrario se podría transmitir una gran sensación de abandono. Imagínate ver en un muro completamente desactualizado.

Es decir, si se realiza una publicación hoy, la próxima actualización no puede ser dentro de un mes. Las redes sociales hay que alimentarlas de contenido de calidad, pero sin llegar a saturar a los usuarios. Lo más recomendable sería hacer al menos una publicación al día, aunque si no hay nada relevante que comunicar, puede considerarse aceptables unas 3 actualizaciones a la semana.

Conviene preparar previamente un planning o calendarización de contenidos. Sobre este planning el farmacéutico será quien establezca qué contenido se tratará y cuándo se publicará. Conviene también que se mantenga una coherencia en las publicaciones e incluso un mismo estilo, lo que dará coherencia al perfil y a la cuenta de la farmacia.

Y sino se tiene tiempo de estar pendiente todos los días o cada poco, siempre existe la posibilidad de organizar contenidos con herramientas que permitirán programar, como Hootsuite o Hubspot, liberando tiempo en la gestión de la red social y pudiendo dedicarlo a otros menesteres.

Artículos relacionados con Redes sociales y farmacia:
Marketing móvil en la farmacia
Cómo hacer campañas efectivas promocionales en la oficina de farmacia
¿Qué es el marketing social?
Asefarma publica una guía didáctica para el uso de redes sociales en la farmacia