De esta medida estarán exentos de pago los mismos grupos que no tienen que abonar el pago de medicamentos (afectados por el síndrome tóxico y discapacidad, las pensiones no contributivas y los parados que han perdido el subsidio de desempleo) y, en cualquier caso, se establecerá un límite máximo de 72 euros por año.

Desde Asefarma, y tal y como se encuentra el sector de las oficinas de farmacia consideramos que “la única valoración positiva que podríamos darle a esta medida es que si tomamos los datos que se contemplan para Cataluña, donde el ahorro ha sido de alrededor de 1,2 millones de recetas sólo en el mes de agosto y en comparación al mismo mes del año anterior y el ingreso a las arcas catalanas ha rondado los 20 millones de euros, con el pago de un euro adicional por cada receta emitida, efectivamente se racionalizará el uso de los medicamentos, y de algún modo se asegura el pago a las farmacias por el incremento de ingresos por parte de la administración”.noticia-31-10-2012_41bf4f

Es decir, que “este pago adicional de 1 euro por receta podría servir para adelantar el pago del SOE que ha de hacer efectiva la administración para las farmacias”.

Con todo, creemos que “las farmacias llevan meses soportando medidas que al final no van a parar a ningún lado. Con todas estas nuevas propuestas e iniciativas, son las que tienen que dar la cara con el paciente y explicar los cambios que se van produciendo a nivel gubernamental”.

“En caso de que finalmente esta nueva medida suponga una reducción del número de recetas por el uso racional del medicamento que realizará el paciente, la farmacia ha de tomar conciencia de que si quiere aumentar su rentabilidad y realmente incrementar sus ventas, ha llegado el momento de aplicar técnicas de gestión dinámica que olviden que la dispensación de medicamentos es el único modo de subsistencia de su negocio”.