“La tendencia mundial es conseguir que la farmacia sea una profesión orientada al paciente, consiguiendo más responsabilidades”.

 

1. Desde el mes de julio de este 2015, las farmacias están autorizadas para la venta online de medicamentos no sujetos a prescripción médica. A noviembre de 2015, ¿cuál es su percepción de la marcha de este nuevo canal de venta?

 

La incorporación de las farmacias está siendo lenta, como era de esperar, pero progresiva.

 

Probablemente este nuevo canal no suponga a corto plazo un gran volumen de facturación por distintos motivos: la competencia de la venta por internet con la propia red física y muy capilar de farmacias, el bajo precio de los medicamentos sin receta, el necesario plazo de espera del paciente por el plazo de entrega, y la limitación de descuento al 10% que hace menos atractiva la compra de estos medicamentos que otros productos por internet.

 

Sin embargo, poco a poco irá aumentando su facturación en la medida que se vayan incorporando consumidores cada vez más acostumbrados a comprar por internet.

 

Asimismo, el que distintos operadores (mayoristas, consultoras, colegios…) estén facilitando masivamente las necesarias herramientas (web, logística de compra, pago y envío, LOPD etc) hará que la incorporación de farmacias sea importante a medio plazo.Será interesante ver no obstante si las ventas se concentran en unas pocas farmacias muy acostumbradas al medio electrónico o se repartirá más ampliamente entre más farmacias no tan especializadas.

 

2. ¿Cuáles cree que pueden ser los principales temores del farmacéutico a la hora de abrir una web?

 

En primer lugar los costos que supone la inversión de apertura el canal, y aún más la incertidumbre de mantenimiento de la necesaria plataforma y su correcto posicionamiento. Vender por internet es mucho más que tener una página web.

 

En segundo lugar el desconocimiento que en general se tiene del medio electrónico y las necesidades que provoca. Es un medio completamente distinto al habitual, y es necesario unos conocimientos que no son fáciles de adquirir salvo con formación muy específica que existe que una docencia sobre e-commerce y las peculiaridades del sector de farmacia, tanto sanitarias como legales.

 

3. ¿Cree que el ECommerce está hecho para todas las farmacias?

 

Es para todas las farmacias que tengan la necesaria visión y planificación adecuada, y estén dispuestas a invertir, especialmente en parafarmacia.

 

No es difícil, pero sí distinto, y requiere de una adaptación y especialización que no todo el mundo quiere pasar, ni en el que todo el mundo quiere invertir, antes y durante el desarrollo de la actividad.

4. ¿Qué función pueden desempeñar las redes sociales en la ‘aventura’ online del farmacéutico?

 

Además de ser uno de los canales naturales para posicionar correctamente la web de comercio electrónico como herramienta de marketing cada vez más importante, supone una doble oportunidad de promocionar el papel del farmacéutico.

 

En las redes sociales, como en otros canales, hay información no siempre fiable ni contrastada, y es una oportunidad para afianzar la posición del farmacéutico como agente de salud entre la población y otros profesionales.

 

5. Aunque la respuesta a priori es clara, ‘Servicios desde la farmacia, ¿sí o no?’, ¿Cómo articularlos?

 

Hemos de proveer soluciones de salud, no solo a través del correcto uso de los medicamentos, ni dedicados exclusivamente a la enfermedad.La farmacia globalmente está viajando desde el producto hacia el paciente, al tiempo que la capacidad logística de la profesión por la que se ponen a disposición de pacientes y sistema medicamentos legítimos y de calidad cada vez es menos crítica, especialmente en países desarrollados. Ya no existe futuro en la mera logística de entrega de medicamentos. Esta actividad ya se está realizando en otros países más o menos incipientemente con menor costo y con intervención de farmacéuticos a través de teleasistencia, por medio de mensajería, farmacias móviles, máquinas de vending, e incluso drones.

 

En las farmacias hemos de organizar los procesos para que las actividades rutinarias y de menor valor las realicen personal técnico cuando sea posible, dedicando el valioso tiempo de los farmacéuticos a actividades clínicas, y con impacto en la salud de los usuarios. Las entidades de representación farmacéutica regionales y nacionales han de proveer asistencia en el diseño e implementación de provisión de servicios perdurables a las farmacias, ofreciendo un paquete completo de formación, marketing, gestión y registro de los servicios realizados.

Formación y especialización para el farmacéutico

6. Formación, innovación y especialización son tres términos que deberían describir el futuro del farmacéutico, ¿está de acuerdo?

 

En los países desarrollados se persiguen planes de estudio para preparar a los estudiantes para los campos de futuro en la farmacia, como la medicina personalizada, la prescripción independiente y la participación en equipos con base en la atención al paciente.

 

La tendencia mundial es conseguir que la farmacia sea una profesión orientada al paciente, consiguiendo más responsabilidades.Generalmente, se identifican algunos grupos de competencias clave necesarios para el desarrollo de prácticas profesionales avanzadas:

1. Expertos en la práctica profesional

2. Trabajo colaborativo con otros profesionales

3. Liderazgo

4. Gestión

5. Educación, capacitación y desarrollo profesional y personal,

6. Investigación e Innovación

 

Así, también es muy relevante no solo una educación pregrado adecuada, sino que es fundamental la formación postgrado: desde la especialización en farmacia comunitaria (dos años de formación obligatoria post grado en Suiza), formación obligatoria para renovar la licencia profesional (cada cinco años en Portugal), especialización en áreas de práctica sumando al ejercicio profesional formación voluntaria (uso de medicamentos pediátricos, cancer, infecciones, y psiquiatría en Japón), u otros cursos que se han desarrollado a nivel regional y local para acreditar a los farmacéuticos comunitarios para proporcionar servicios financiados por el NHS inglés, por ejemplo, servicios de dolencias menores, deshabituación tabáquica, y salud sexual.

 

7. ¿Cree que se atisban cambios en nuestro modelo farmacéutico?

 

El modelo farmacéutico es una herramienta de la que dispone la administración para acercar del mejor modo posible a los servicios de los farmacéuticos comunitarios y los necesarios medicamentos en condiciones de equidad, calidad y universalidad a los ciudadanos. El mercado minorista de medicamentos tiene una serie de características especiales que lo distingue de otros mercados, y la mayoría de los Estados europeos restringen las normas de libre mercado de distinto modo. Las regulaciones más relevantes afectan a los posibles propietarios de las farmacias y a su propiedad múltiple, y los canales de venta de medicamentos de prescripción y para el autocuidado, especialmente por internet.

Una visión economicista del medicamento tratado como mercancía han impuesto determinadas desregulaciones en otros países europeos de manera reciente (Francia, Grecia, Italia…) que pueden afectar al modelo español.

Sin embargo, un modelo regulado como el nuestro ofrece determinadas ventajas distintas a un modelo desregulado, especialmente en cuanto a la independencia profesional de los farmacéuticos frente a grandes intereses económicos, y al mejor control de los medicamentos y su mejor uso por los pacientes, ya que los farmacéuticos juegan un papel fundamental a la hora de evitar un consumo innecesario o incorrecto de medicamentos.

La desregulación en el sector de la farmacia comunitaria está a menudo relacionada con ciertas expectativas, en particular, a la mejora de la accesibilidad y la reducción de precios de los medicamentos. En realidad, estas expectativas no pudieron ser plenamente satisfechas en los países recientemente desregulados, lo que ha provocado re-regulaciones parciales.