El logotipo común, que será totalmente operativo en el segundo semestre de 2015, se enmarca en la Directiva de Regulación de Productos Medicinales Falsificados de la UE.A la espera de que se dé luz verde a la operatividad del logo, los países de la UE deberán, con la ayuda de la propia Comisión, poner en marcha campañas informativas sobre los medicamentos falsificados y las directrices de la nueva normativa.

 

Para ello, la Comisión Europea está proporcionando a las autoridades nacionales un conjunto de herramientas para ayudarles a preparar las mencionadas campañas de sensibilización que requiere la Directiva sobre medicamentos falsificados. Tanto las herramientas como más información sobre los medicamentos falsificados puede encontrarse pinchando sobre este enlace.