En España contamos con una población cada vez más envejecida y este hecho hace que muchos farmacéuticos quieran hacer un alto en el camino para analizar y planificar adecuadamente su jubilación.

 

¿A qué edad hay qué preocuparse de la jubilación? Bajo esta premisa se desarrolló en el Espacio Asefarma (C/ Santa Engracia, 30. Madrid), una jornada informativa con Tressis dirigida a farmacéuticos titulada: ‘Wealthinking: la nueva perspectiva de la planificación financiera’.

 

En ella, por parte de Tressis, Lina Marcela Guerra, directora de Planificación Patrimonial y Fiscal y José Carlos Guerrero, Asesor Fiscal y por parte de Asefarma, José Manuel Retamal, responsable del área de Gestión Patrimonial, detallaron cuales son las principales preocupaciones a cubrir por parte del farmacéutico, como profesional autónomo, de cara a la planificación de su ahorro.

 

Estado de situación de las farmacias

 

Lina Marcela Guerra indicó que cuanto más tiempo se mantiene el dinero en las inversiones, más riesgo se puede asumir y mayor retorno se podrá obtener.

 

“No consiste en cubrir las necesidades básicas sino en valorar qué puede hacer el farmacéutico para mantener el mismo nivel de vida que cuando estaba trabajando, porque todos queremos perdurar en el tiempo”, matizó.

 

Desde Asefarma, José Manuel Retamal recalcó la importancia de planificar el ahorro y la inversión como medio para conseguir los objetivos: “del mismo modo que planificamos, con meses de antelación, hasta el salir a cenar con unos amigos, tenemos que hacer un esfuerzo y dedicarle el tiempo necesario a la planificación financiera encaminada a la consecución de unos objetivos vitales”.

 

Una planificación adaptada a cada perfil

Por su parte, José Carlos Guerrero, asesor financiero de Tressis, incidió en que la planificación no es la misma si tienes cerca de 30 años que cuando tienes cerca de 60. Por ello, el procedimiento a seguir se centra en “la revisión anual de la situación para alcanzar de la mejor forma posible los distintos objetivos que puedan tener”.

 

Asimismo hizo un recorrido a través de ejemplos con clientes tipo de distintas edades y de diferentes perfiles de riesgo, para ver de una forma más práctica los resultados que se obtendrían con distintos parámetros.

 

La planificación financiera, como destacaron desde Asefarma, no sólo debe estar centrada en lo que concierne a la jubilación (sea del farmacéutico o del profesional que se trate), sino que necesariamente va más allá, desde la educación de los hijos, pasando por la compra de una segunda residencia o de un vehículo, hasta cubrir el fallecimiento con un seguro de vida o la planificación de la sucesión intergeneracional.

 

Como broche final al desayuno de planificación financiera, se abrió un turno de preguntas entre los asistentes, en las que pudieron trasladar cuestiones que les preocupan en su día a día.