La ley de garantías y uso racional de los medicamentos establece que pueden dispensarse sin receta médica todos aquellos medicamentos utilizados para el autocuidado de la salud y para el tratamiento de los síntomas o afecciones menores que no requieran diagnóstico o prescripción médica previa,. Aunque precisen del consejo farmacéutico sobre su correcta utilización. Es la manera de garantizar un uso racional. Es decir, el poderse adquirir libremente en la oficina de farmacia permite y hace imprescindible que, como el resto de medicamentos, los que no necesitan receta se vendan de forma exclusiva en oficinas de farmacia.

Esta ley pone en primer término la importancia que tiene el autocuidado de la salud. Pero también el papel que desempeña el equipo de la farmacia en el desarrollo de ésta.

Es preciso destacar que los medicamentos sin receta están sometidos a iguales procesos de autorización de comercialización que los medicamentos de prescripción. Estos aseguran la eficacia y seguridad en la indicación solicitada por el fabricante, así como la calidad e información requerida para el paciente.

Algunos de estos medicamentos sin receta son publicitarios. Es decir, se publicitan en medios como prensa y televisión. Y no reciben la financiación del Sistema Nacional de Salud.

Para la identificación visual de este tipo de medicamentos, la forma de cómo saber si un medicamento se vende sin receta, es a través de la leyenda “sin receta médica”. Ésta debe aparecer indicada tanto en su prospecto como en la parte exterior de su embalaje. En el caso de las especialidades de venta sin receta no presentan ningún símbolo identificativo en su embalaje.

Listado de medicamentos sin receta médica en España

El listado de medicamentos sin receta médica en España incluye por ejemplo analgésicos vs antipiréticos que tienen como principio activo el paracetamol. También analgésicos vs antiinflamatorios-antipiréticos con Ibuprofeno que se presentan también en formato tópico. O expectorantes con efecto mucolítico, antiácidos tipo almagato o con un inhibidor de la bomba de protones tipo omeprazol, medicamentos para el tratamiento de las alergias con antihistamínicos y descongestivos, medicamentos con efecto laxante para el estreñimiento como los laxantes, e incluso antisépticos con Iodopovidona y/o clorhexidina.

Entre los medicamentos sin receta más vendidos en 2022 cabe destacar:

  • los  antipiréticos con paracetamol o ibuprofeno
  • antiinflamatorios tópicos para el alivio del dolor muscular o el provocado por golpes en formato pomada con antiinflamatorios  no esteroideos como el ketoprofeno o con diclofenaco
  • antisépticos como la Iodopovidona y la Clorhexidina
  • mucolíticos con acetilcisteína, antiácidos
  • disolventes del cerumen para la higiene del oído
  • antihistamínicos con propiedades sedantes
  • supositorios de glicerina como laxantes
  • descongestivos nasales
  • tratamientos para la eliminación de los gases

En el caso de los antibióticos, al tratarse de medicamentos que como tal requieren de receta médica para su dispensación, si el cliente/paciente no dispusiera de ella, el farmacéutico deberá ejercer su labor de atención farmacéutica recomendando diversos productos de venta libre que contribuyan en este caso a paliar los síntomas de la infección. A modo de ejemplo, para el tratamiento de la infección de orina se podría aconsejar desde el mostrador el uso de los llamados “antibióticos naturales”, que no precisan de receta médica. Sobre ellos el farmacéutico puede aportar su consejo: Este es el caso del arándano rojo, que contiene una  alta concentración en proantociadinas (PAC,s) que impiden la adherencia de determinadas bacterias a la mucosa del tracto urinario. Pero también algunos otros compuestos que contienen diferentes aceites esenciales con efecto antiséptico como el de la canela , el clavo o el orégano, y que por no estar catalogado como antibiótico puede ser dispensado como sin receta.