La disminución de la carga fiscal en la elaboración de la próxima declaración de la renta o las inspecciones de Sanidad son algunas de las situaciones que les preocupan al farmacéutico y para superarlas debe saber cómo abordarlas. Por ello, ¿qué mejor manera de empezar 2018 que teniendo la farmacia a punto antes de que finalice este año?

 

Sobre este tema bajo el título ‘Claves Fiscales y Jurídicas para tener la Farmacia a punto antes de que finalice 2017’ se desarrolló la jornada especializada para farmacéuticos que hemos organizado desde Asefarma (www.asefarma.com) este miércoles 15 de noviembre en el Centro de Estudios Financieros de Madrid.

 

La jornada a la que asistieron una veintena de farmacéuticos, fue impartida por profesionales propio de Asefarma, Adela Bueno (responsable del departamento Jurídico) y Aroa Jiménez (asesora fiscal) quienes se encargaron de plantear la situación actual y poner sobre la mesa los teman que son de gran calado dentro del día a día de la asesoría.

 

Venta online, comunicaciones e inspecciones

 

La ponencia de la responsable de jurídico arrancó haciendo referencia a las principales funciones y obligaciones del farmacéutico en la oficina de farmacia, abordando aspectos desde la adquisición conservación, custodia y dispensación de medicamentos hasta la publicidad y la venta a través de páginas web de medicamentos de uso humano no sujetos a precepción médica. Adela Bueno insistió en que para ponerlos a la venta de forma online, “es necesario realizar por parte de la oficina de farmacia una comunicación previa a la Consejería de Sanidad, cumpliendo los requisitos exigidos en el RD 870/2013, la venta debe ser realizada con la intervención de un farmacéutico y en la web debe existir una clara segregación con la actividad de venta de productos de parafarmacia”.

 

Asimismo, la abogada aprovechó la ocasión para hacer una revisión de los principales puntos que el farmacéutico debe chequear periódicamente en su botica para superar con éxito una inspección. Según Adela Bueno, la autoinspección periódica de la actividad es esencial y, en caso de inspección de Sanidad, hay que actuar siempre con tranquilidad.

 

El encuentro que fue de carácter muy práctico y participativo también trató el tema de las comunicaciones y trámites habituales de la Oficina de Farmacia. Éstas, se deben hacer ya obligatoriamente vía telemática con la Administración y para algunos facultativos está suponiendo más de “un quebradero de cabeza”.

 

Optimización y disminución de la carga fiscal

 

Aroa Jiménez explicó cómo se puede optimizar el beneficio de las oficinas de farmacia mediante la inclusión de un mayor gasto como, por ejemplo, los de difícil justificación para las farmacias que estimen su rendimiento por el método de estimación directa simplificada. En el mismo sentido que ocurre a través del gasto por las primas de seguro médico satisfechas por el farmacéutico, así como las novedades que ha traído consigo la reciente aprobación de la Ley de Reforma Urgente del Trabajo Autónomo en lo que referencia a los gastos de manutención.

 

En cuanto a los planes de pensiones, la asesora fiscal resaltó que “hay que tener en cuenta tanto las aportaciones máximas deducibles como las reducciones que existen para su rescate”.

 

Al finalizar su exposición, los asistentes resolvieron sus dudas también acerca de la deducción por descendiente discapacitado al cargo y familia numerosa y cómo puede obtenerse de forma anticipada -o no- y de cómo ejercitar el mencionado derecho.