No a la epidemia del pánico, pero sí a la epidemia de la prevención del coronavirus

10/3/2020

NO A LA EPIDEMIA DEL PÁNICO, SÍ A LA EPIDEMIA DE PREVENCIÓN DEL CORONAVIRUS

Fiebre, tos seca o sensación de falta de aire (disnea) son los tres síntomas que tanto la OMS como Sanidad están difundiendo a la población para poder detectar posibles casos de coronavirus estos días en España. A nivel médico, una prueba específica diagnosticará si el paciente tiene o no tiene el virus, pero… ¿qué tipo de protocolos y mensajes preventivos debe difundir y aplicar el farmacéutico desde su farmacia? Como sanitarios más cercanos a la población, no cabe duda de que el farmacéutico tiene en una crisis como ésta, un papel determinante.

En base a esto, desde Asefarma hemos organizado una jornada informativa sobre el abordaje desde la farmacia de la epidemia por coronavirus. En ella hemos contado con la colaboración de la Dra. Mosquera González de la Unidad Preventiva Preventiva del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, así como con la intervención de Eva Ruiz, farmacéutica y responsable del departamento de Consultoría de Asefarma, quien se ha encargado de compartir cuáles son las acciones que se deben tomar desde la botica en torno a esta epidemia del coronavirus COVID-19. Un virus para el que, como ha asegurado la doctora, “todos somos muy susceptibles. Porque ahora mismo no hay inmunidad”.

La charla ha comenzado haciendo un repaso a lo que es un coronavirus, a la incidencia a nivel mundial de los virus respiratorios en los últimos años y, sobre todo, a las medidas básicas de higiene que deben darse para prevenir contagios. Como se viene indicando desde Sanidad, la Dra. Mosquera ha querido compartir que “a nivel individual, acciones como lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca y la nariz al estornudar con un pañuelo desechable puede ayudar a no contagiarse del virus y evitará su propagación”…, pero también desde el punto de vista de la farmacia como espacio de salud, los farmacéuticos deben centrarse en difundir y promocionar medidas de higiene para sus pacientes, a quienes pueden y deben recomendarles el uso de jabones, soluciones hidroalcohólicas, mascarillas (para los casos necesarios), analgésicos y antipiréticos.

Éste es un virus respiratorio, contagioso. ¿Cuánto? Tomando de soporte la revista The Lancet, cada persona contagiada puede llegar a contagiar a 2,68 personas, “un índice relativamente alto”, como ha indicado la Dra. Mosquera.

Por ello, es muy importante mantener una buena higiene de manos. Con agua y jabón pero también con geles hidroalcohólicos, procurando además seguir un protocolo desinfectar superficies (y en la farmacia otras herramientas de uso común como ordenadores, robots, cajones, etc.).

El farmacéutico es el profesional sanitario más cercano a la población y por lo tanto se convierte en una figura clave para recomendar el uso responsable de objetos como mascarillas, debiendo saber recomendar a un paciente el tipo de mascarillas que debe utilizar un enfermo o las que puede utilizar uno que no lo esté.

Un virus que tarda hasta 14 días en incubarse

La charla ha estado repleta de consejos sanitarios y recomendaciones para el farmacéutico, pero también de datos científicos.

Así, la Doctora Mosquera ha comentado que si hablamos de edades de los pacientes, “el coronavirus afecta sobre todo a aquellas que tienen entre 50-59 años, sin embargo la mortalidad empieza a ser una preocupación a partir de los 60 años de edad ya que, según las cifras, las personas de 60-69 años registran una mortalidad de un 3,6, las de 70-79 un 8% y las mayores de 80 años puede ser de un 14,8%”. Es más, podría decirse que el perfil más frecuente de paciente con coronavirus respondería a “varón 45 años con algún problema cardiovascular (hipertensión), diabéticos, problemas renales y hepáticos”.

Se trata de un virus en el que el 80% de los afectados son de carácter leve, aunque todavía es desconocido, afirmar que se trata de una enfermedad que es similar a una gripe no sería del todo cierto. Existen entre ambos virus algunas diferencias, como la mortalidad. “la mortalidad del coronavirus, con las cifras que tenemos por ahora, es más alta que la gripe. La gripe 0.1 y el coronavirus 0.7. pero, sólo llevamos dos meses conociendo el virus”, ha afirmado la Doctora Mosquera.

Se trata de un virus en el que el 80% de los afectados son de carácter leve, aunque todavía es desconocido, afirmar que se trata de una enfermedad que es similar a una gripe no sería del todo cierto. Existen entre ambos virus algunas diferencias, como la mortalidad. “la mortalidad del coronavirus, con las cifras que tenemos por ahora, es más alta que la gripe. La gripe 0.1 y el coronavirus 0.7. pero, con esto, no se puede banalizar solo llevamos dos meses conociendo el virus”, ha afirmado la Doctora Mosquera.

El papel de la farmacia en esta crisis

Como profesionales sanitarios más cercanos a la población, los farmacéuticos son claves en la gestión de esta crisis. Y el papel de la farmacia, clave. Como ha afirmado la Doctora Mosquera, “la farmacia tiene que transmitir tranquilidad y responsabilidad para evitar que tengamos muchos casos”.

Como difusores de información para la prevención, la farmacia también es fundamental. Ya no sólo a la hora de lanzar un mensaje de tranquilidad al ciudadano de a pie, “sino para concienciar de la importancia de la higiene, el lavado de manos, el mantenimiento de distancias prudenciales, etc.”, ha explicado Eva Ruiz, responsable del departamento de Consultoría de Asefarma.

La Doctora Mosquera ha recomendado que los farmacéuticos, desde sus farmacias, ayuden a difundir los mensajes del Ministerio y la Consejería de Salud a través de carteles oficiales.

“Los farmacéuticos estamos obligados a proveernos de las existencias adecuadas para atender la demanda, informar y asesorar al paciente, educar a la población, derivar al paciente con sintomatología, promocionar la prevención de la enfermedad y promocionar un control de infecciones”, ha detallado Ruiz. Además, ha explicado que la figura del farmacéutico es clave para “garantizar el suministro de aquellos medicamentos que deban utilizarse para el tratamiento de la epidemia y de elementos necesarios para favorecer las medidas de prevención”.

Asimismo, la gestión que de la información se haga dentro de la farmacia y de cara al equipo que la conforma, también será importante, de manera que el farmacéutico “deberá encargarse de que TODO el personal esté formado y bien informado en la epidemia COVID-19 y mantener al día la información que nos llegue al respecto para trasladársela a ellos”, ha detallado la responsable del departamento de Consultoría de Asefarma.

En definitiva, el farmacéutico tiene el importante papel de:

-Transmitir tranquilidad a la población y al personal con información fiable y actualizada

– Separar al personal por turnos

– Si algún empleado cae enfermo o ha tenido contacto con alguien contagiado se recomienda al menos hacer un seguimiento activo. Es decisión del titular establecer cuarentena al personal

– En caso de cuarentena, quizás la farmacia tenga que optar por una contratación de personal por necesidad

– Contratar una póliza de crédito de importe equivalente a un mes de ventas, para evitar tensiones de tesorería en caso de que se vean obligados a un cierre y así poder hacer frente en caso de necesidad de los gastos básicos de la farmacia

“Garantizar la higiene del establecimiento, así como contar con un plan de emergencia y de organización de personal y un protocolo de actuación en caso de contagio”, fortalecerán a la farmacia a la hora de superar la que hasta ahora es una de las crisis sanitarias a nivel nacional más importantes de los últimos años.

Esta web utiliza cookies
asefarma.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al navegar por nuestra web, consientes el uso de todas las cookies especificadas en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacta con Asefarma