¿Qué es la planificación estratégica para la farmacia?

El titular de la farmacia de año a año debe marcarse una tarea inexcusable cuando empieza el último trimestre del año. Debe hacer la planificación estratégica anual propio y específico de su farmacia. Con él tratará de establecer un plan de acción que le ayude a alcanzar los objetivos que le exige la consecución de la misión y la visión de su negocio.

El plan estratégico es la herramienta de gestión con la que el gerente de la farmacia puede conseguir sus objetivos. Por su parte, el plan de acción es el camino para conseguirlo, ayudando a establecer el cómo, el cuándo y el quién lo llevará a cabo.

Para poder desarrollar dicha herramienta de gestión hay que empezar por analizar el punto de partida. Esto se hace mediante un análisis de la situación de partida de los 4 pilares fundamentales de la farmacia: cliente – espacio – equipo – almacén.

¿Qué tener en cuenta al realizar la planificación estratégica para la farmacia?

Conocer y analizar quién es el cliente de la farmacia ayudará al gerente a diseñar una estrategia en cuanto a los servicios a desarrollar, el surtido a ofrecer que puede ser susceptible de compra por ese perfil de cliente, la política de precios así como la acción promocional que definir.

Además, conocer y dimensionar el espacio también será una herramienta de decisión porque conociendo a ese cliente potencial el gerente optará por una u otra especialización. Así, se conseguirá dimensionar de la mejor forma posible el desarrollo a nivel de espacio de una u otra categoría junto a su grado de desarrollo.

Éste es el primer paso pero no el único que debe llevarse a cabo. Básicamente porque anualmente hay que analizar la evolución de lo implantado y los beneficios obtenidos en cuanto a incremento de venta por categoría. El objetivo es tomar decisiones que sugieran un rediseño del espacio de venta en base a los resultados obtenidos como consecuencia del comportamiento del cliente en el proceso de la compra.

El almacén y lo que lleva consigo -compras y ventas, es otro de los aspectos imprescindibles que el gerente debe analizar y conocer antes de estructurar su plan estratégico.  Su plan de empresa de año en año requiere sin duda de un replanteamiento de las compras y las ventas en base a lo estocado en la farmacia. Este aspecto varía con el paso de los meses y con los diferentes tipos de cliente y sus hábitos de compra. Pero también de las condiciones y servicio prestado por los proveedores que puede hacer que el gerente se decante por un surtido u otro. Y también de la demanda del mercado y la competencia de la farmacia.

La importancia del equipo en el plan estratégico de la farmacia

Pero uno de los aspectos que sin duda suponen el hándicap más importante al titular es el equipo. A éste se le debe habilitar para que quiera, sepa y pueda llevar a cabo ese plan de acción con el que el gerente espera conseguir sus objetivos como empresa farmacéutica de ámbito sanitario que es. Con este pilar no hay que hacer menos que con el resto. Es decir, es necesario que conocer el punto de partida. Pero también conocer al equipo así como el clima laboral en el que desarrollan sus tareas diarias. Saber quiénes son, qué quieren, qué buscan o qué esperan trabajando en nuestra farmacia para encontrar la palanca de motivación exacta para cada uno de ellos. Lo importante una vez llegado este punto es organizar su trabajo al menos el interno, lo básico, para que una vez repartidas sus funciones y designados los responsables de cada tarea puedan desarrollar y profesionalizar la venta con una óptima de atención farmacéutica.

Planificación estratégica y de acción farmacéutica

El camino con el que desarrollar la estrategia que el titular quiere implantar en la farmacia lleva incluidos diferentes planes de acción. Estos afectan a estos pilares a los que hacíamos mención como es el caso de:

  • Cliente y el espacio donde se lograrán los objetivos de crecimiento más fácilmente con un plan de marketing adaptado a nuestro modelo. Que tenga en cuenta de la misma forma tipo de paciente y hábitos de consumo, como la forma de comunicarle nuestro plan promocional para incrementar el consumo.
  • Equipo y cliente gracias al desarrollo de un buen plan de atención farmacéutica que lleve de la mano un plan formativo que dé sustento a ese plan de marketing al que hacíamos mención.
  • Almacén y espacio se gestionarán mejor con un plan económico que tenga en cuenta una mejora de márgenes y descuentos con una selección de surtido que permita la optimización de la rotación y una mejora del beneficio.

En definitiva, el plan anual de empresa de la farmacia como empresa sanitaria que es, requiere de un análisis de datos, un planteamiento y una organización de estrategias y planes de acción que de manera sencilla se puedan trasladar al equipo. El objetivo es que encuentren herramientas con las que alcanzar los objetivos planteados. Porque sin duda son parte fundamental a la hora de su ejecución y sin ellos nada será posible.

                 No se trata de dónde estés se trata de dónde quieras llegar.