El sueño es una función natural de cuerpo humano. Es muy importante y necesaria que varía según la edad. Durante el sueño se produce la interrupción de las funciones sensoriales y de los movimientos voluntarios del cuerpo.

Causas del insomnio

Según la Sociedad Española de Neurología, entre un 20 y 48% de la población adulta española sufre dificultad para iniciar o mantener el sueño y al menos un 10% son trastornos de sueño crónico y grave. Están cifras se ven acrecentadas debido a los casos no diagnosticados.

El insomnio es el trastorno del sueño más usual, que a veces cursa seguidamente con el síndrome de las piernas inquietas o un síndrome de apneas-hipoapneas. Tener una buena calidad de sueño, y a consecuencia un descanso reparador, es vital para tener una salud integral y un correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Las causas más comunes de insomnio son una mala higiene del sueño sobrevenida por diversos factores como puede ser, estar cursando una enfermedad, el efecto colateral de una medicación, u otros elementos ambientales y/o emocionales como el estrés, o hábitos higiénico-sanitarios incorrectos como es una alimentación deficiente, el sedentarismo y falta de ejercicio o un desequilibrio en el ritmo de nuestra actividad diaria.

Pastillas para dormir de venta en farmacia: naturales y sin receta

En la Farmacia para abordar este tipo de patologías o trastornos, podemos encontrar medicamentos con efecto somnífero que requieran receta o que por el contrario no sea necesaria para su venta.

A la hora de abordar al paciente, y para entender sus necesidades realizaremos una serie de preguntas para comprender si realmente necesita un tratamiento o si existe algún factor en su día a día que le esté afectando su ciclo de sueño (sedentarismo, uso de pantallas antes de dormir, abuso de bebidas con cafeína o energizantes, mala alimentación, estrés laboral, ansiedad, problemas emocionales…) en el que podamos tratar de buscar soluciones con las que mejorar la higiene del sueño. Los cambios en el estilo de vida suele ser el mejor tratamiento fundamentalmente para el insomnio crónico.

Una vez sondeado al cliente y sin existir una causa clara justificada podemos comenzar aconsejando terapias naturales que no requieren receta como alternativa.

¿Qué ocurre con los somníferos?

En lo referido a somníferos (pastillas) de venta sin receta se pueden encontrar varias alternativas disponibles:

Medicamentos que llevan en su composición antihistamínicos: Difenhidramina y Doxilamina.  Aunque el paciente tendría que lidiar con los efectos secundarios que podría aparecer como la somnolencia diurna, xerostomía, el estreñimiento y una posible retención urinaria.

Preparados con melatonina. Al ser ésta una hormona que ayuda a regular los ciclos circadianos de sueño-vigilia suplementarla cuando es deficitaria, con suplementos que la contengan  ayudará  a mejorar la calidad del sueño acelerando su conciliación, reduciendo la ansiedad que produce al paciente no conciliar el sueño y estimula el sistema inmunitario  evitando además los efectos secundarios de los inductores del sueño. En este caso la melatonina debe tomarse de manera regular y durante un máximo de tres meses. Los efectos secundarios son escasos, pero puede producir somnolencia diurna, cansancio, dolores de cabeza y mareo.

Medicamentos que lleven en su composición productos a base de plantas: Algunas de estos compuestos naturales serían: la pasiflora, la valeriana, la hierba luisa, la amapola de california o la lavanda. Este tipo de pastillas se caracterizan por ser relajantes, ansiolíticas, hipnóticas e inductores del sueño.

Es habitual encontrar suplementos que llevan un conjunto de activos y así tener un efecto más completo, por ejemplo: melatonina + valeriana + pasiflora o combinación de melatonina + triptófano + vitamina B6, etc.

Referente al formato en los que podemos encontrar estos suplementos que ayudan a inducir el sueño, pueden ser en cápsulas, jarabes, infusiones o incluso en gotas para administración sublingual.

Efecto de las pastillas para dormir de venta en farmacia

Depende del medicamento o suplemento del cual estemos hablando.

Los somníferos a base de antihistamínicos suelen tener un efecto que varía entre unas 6 y 8 horas, adquiriendo el máximo efecto sedante a la hora de su administración.

En el caso de la melatonina su administración se aconseja en el mismo momento de irse a dormir ya que su permanencia en el organismo suele durar unas 4 horas.

No olvidemos que el tratamiento sin prescripción médica, aunque sea natural, debe de ser por tiempo limitado para evitar la aparición de efectos secundarios. Y en caso de no remitir una mejora a la hora de conciliar el sueño, se aconseja consultar a su médico de cabecera.