Home > Blog > ¿Qué especialidades hay en el FIR? .
29/4/2020

¿Qué especialidades hay en el FIR?



Farmacéutico Interno Residente es aquella fase por la que el recién graduado en Farmacia opta si su deseo máximo es trabajar en centros adheridos al Sistema Nacional de Salud. En un lenguaje común, podríamos decir que se trata de una prueba muy dura, similar a la selectividad, por la que tiene que pasar para elegir la especialidad a la que se dedicará. Como en todo este tipo de pruebas oficiales, no todo es aprobar el examen, sino que para obtener una plaza FIR también además de superar una nota de corte, hay que optar a la mejor nota posible y sumar otra serie de méritos como las calificaciones obtenidas durante toda la trayectoria de los estudios universitarios.  


¿Cómo es el examen FIR?


El examen se convoca una vez al año y consta de más de 200 preguntas de respuesta múltiple que recogen aspectos aprendidos en todas las asignaturas de las que se compone la propia carrera. 


En el caso de que apruebe el examen, el farmacéutico tendría que pasar un periodo como residente en un hospital aprendiendo de forma tutelada y remunerada a ejercer esa especialidad durante 2-4 años para finalmente obtener la dicha titulación y poder tener su plaza. El número de plazas de FIR varía respecto a las necesidades de cada año pero por tener una cifra de referencia, siempre suelen superar el centenar. 


Dentro de las especialidades farmacéuticas de formación hospitalaria más demandadas se encuentran las de Farmacia Hospitalaria o Análisis Clínicos, también hay otras como Bioquímica clínica, Microbiología…


Farmacia Hospitalaria: Como su propio nombre indica, se desarrolla dentro del propio ámbito hospitalario y el profesional que lo ejerce se encarga de la selección, preparación, adquisición, control, dispensación e información de medicamentos que debe llevar un paciente en el hospital. 

Análisis clínicos: Permite al farmacéutico trabajar en un laboratorio clínico perteneciente a la Administración pública. Su labor consiste en analizar muestras para ayudar a los doctores a conformar un diagnóstico correcto. 

Bioquímica clínica: El objetivo de este farmacéutico, al igual que el de análisis clínicos, es obtener y participar en la interpretación de la información útil para la prevención, diagnóstico, pronóstico y evolución de la enfermedad, así como de su respuesta al tratamiento. Su función es similar al del anterior, pero este aplica métodos químicos y bioquímicos para extraer el diagnóstico. 

Microbiología y parasitología: Se trata de una especialidad cada vez más solicitada que está dedicada al estudio y al tratamiento de las enfermedades infecciosas. 

Inmunología: Aquí el farmacéutico se adentra de lleno en los fundamentos de la inmunología para poder aplicarlos en el desarrollo de vacunas. 

Radiofarmacia: Es esta especialidad, el farmacéutico se encarga de preparar materiales radiactivos que posteriormente se administran a los pacientes que lo requieren para el tratamiento de determinadas enfermedades. 


¿Estás pensando en realizar el FIR? ¿Cuál de estas especialidades te llama más la atención? Esperamos que el análisis de este post te haya servido para encauzar tu camino. 


Artículos relacionados con ¿Qué especialidades hay en el FIR?:

Salidas profesionales de farmacia

Diferencias entre técnico de farmacia y auxiliar de farmacia

Diferencia entre farmacia y parafarmacia





Volver