La farmacia del siglo XXI ha de caracterizarse por ser un espacio para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Esta máxima, repetida hasta la saciedad en los últimos años, viene a decir que la farmacia debe innovar, ir más allá y ofrecer al paciente un catálogo de soluciones que pueden ir desde la propia dispensación de aquello que receta el médico, hasta otras muchas encaminadas a la nutrición, el cuidado del bebé y los niños, la dermocosmética o la belleza y el bienestar.

Todas ellas, en un conjunto, harán que la botica deje de ser sólo un mostrador en el que van y vienen medicinas, para pasar a ser un espacio de salud.

La Homeopatía puede ser, en muchas ocasiones, el hilo conductor para el consejo farmacéutico en todos los ámbitos en los que trabaje la botica. De ahí, que esta terapia natural, por su facilidad de uso y su compatibilidad con otras formas médicas de tratamiento, sirva como una alternativa más en la atención al paciente.

Por su parte, el farmacéutico habrá de ir viendo cuándo poder encajar cada uno de los productos en función de cuáles sean las necesidades de sus clientes/pacientes. Porque opciones, hay muchas y los usos de la Homeopatía, pueden llegar a ser variados:

– Trastornos digestivos: estreñimiento, gases, diarrea…

– Posologías invernales; gripes, catarros, toses

– Trastornos otorrinolaringológicos de repetición: otitis, faringitis…

– Procesos alérgicos

– Trastornos anímicos y emocionales: estrés, ansiedad, decaimiento

– Trastornos del sueño- Traumatismos

– Trastornos dermatológicos: eczemas, verrugas…

DE LA CAMPAÑA A LA SECCIÓN PROPIA

servicios-adicionales-en-la-farmacia-asefarmaEl modo de ofrecer servicios adicionales en la farmacia ha cambiado sustancialmente en los últimos años. Ahora, no es raro encontrar en el escaparate de la farmacia, un cartel anunciando la visita de un nutricionista varios días a la semana a horas determinadas. Es más, la forma de colocar los productos según el uso que tienen, también es distinto y a nivel de marketing las farmacias han quedado divididas imaginariamente en zonas frías o calientes, facilitando ‘estas temperaturas’ la ubicación de unos productos u otros.

En cuanto a la homeopatía, existen también muchos criterios para ubicar su ofrecimiento al paciente en la farmacia: desde colocar una estantería o sección dedicada específicamente a estas terapias, que sirva de ‘rincón de terapias naturales’ a contemplar en el diseño de campañas estacionales, el ofrecimiento de medicamentos publicitarios en combinación directa con los homeopáticos.

Lo que sí es importante tener en cuenta es que estos se venden exclusivamente en la farmacia. Por ello, debe ser competencia del farmacéutico saber cuándo y cómo es más apropiado ofrecerlos. Siempre, claro está, atendiendo a la estrategia de marketing y ventas que tenga diseñada para su farmacia.

Artículos relacionados: