Muchas son las consultas que recibimos diariamente en Asefarma acerca de cómo actuar y qué tener presente en caso de que se produzca una inspección de Sanidad en la oficina de farmacia. Existe mucha inquietud en el profesional de la farmacia en este sentido y por eso hemos celebrado una sesión formativa sobre las claves a tener en cuenta en caso de recibir la visita del inspector en la farmacia.

La sesión ha sido desarrollada por Adela Bueno, abogada y responsable del departamento Jurídico de Asefarma, que ha ido desgranando uno a uno cada uno de los supuestos en los que podría enmarcarse la visita de la inspección de Sanidad en la farmacia.

En primer lugar, ha señalado que el inspector dispone de condición de autoridad por lo que el farmacéutico, ante todo, “debe prestar la máxima colaboración y mostrar tanta documentación como se le solicite”. Al fin y al cabo el farmacéutico “debe mantener la calma dado que si cumple correctamente con la normativa y hace periódicamente comprobaciones para cotejar que tiene todo en orden, no incurrirá en ningún tipo de infracción administrativa”.

Con el objetivo de que el farmacéutico pueda hacer este chequeo rutinario, Adela Bueno ha facilitado a los asistentes de la formación un check list con todos aquellos puntos que no deben pasar por alto como: control de caducidades, de temperaturas, conservación de las recetas, documentos y libros obligatorios, condiciones del local, etc.

Algunas sanciones comunes

Además, a lo largo de la sesión, Bueno ha hecho especial hincapié en algunos de los aspectos por los que podría ser sancionado el farmacéutico como el incumplimiento del horario establecido de la farmacia, la dispensación de medicamentos sin receta o un tema que ha suscitado bastante interés entre los farmacéuticos: la dispensación de regalos con el objetivo de atraer a más pacientes. Sobre este punto, algunos farmacéuticos han preguntado acerca de aquellos que van asociados a algún producto de los que se venden en la farmacia, cuestión sobre la cual la responsable del departamento Jurídico de Asefarma ha subrayado que los regalos publicitarios “nunca deben ir asociados a la venta de medicamentos sino únicamente a productos de parafarmacia”.

Según ha explicado en la formación, las inspecciones pueden iniciarse por el planteamiento de una denuncia por parte de un farmacéutico colindante, un paciente, por apertura de la nueva farmacia o un traslado. Además, también hay que tener en cuenta aquellas inspecciones que forman parte del plan integral de Inspección de cada Comunidad autónoma que, por lo general, van encaminadas a la verificación del normal y correcto funcionamiento de la oficina de farmacia, de la adquisición y dispensación de medicamentos o a la evaluación de la elaboración de fórmulas magistrales. Ante ello, Adela Bueno, ha insistido mucho a los farmacéuticos en que a la hora de dispensar medicamentos sujetos a prescripción médica, la correspondiente receta “debe ir siempre correctamente cumplimentada”.

Consultas más destacadas

Tras la exposición de la responsable del departamento Jurídico de Asefarma se ha abierto un turno de preguntas entre los asistentes entre las cuales cabe destacar algunas como las referentes a que los auxiliares de farmacia “no pueden dispensar medicamentos en ningún caso, sin la supervisión personal y directa del farmacéutico” o a que la “Legislación de Consumo indica que cualquier persona que entra a un establecimiento no tiene por qué preguntar el precio de un producto, por lo que en la farmacia, los productos de parafarmacia, deben tenerlo expuesto”. Asimismo, también han sido varias las consultas sobre la correcta cumplimentación de las recetas y las condiciones de su admisión para la dispensación.

A la sesión se han conectado cerca de una veintena de farmacéuticos que han tenido la oportunidad de trasladar sus dudas a Bueno, quien ha planteado toda la sesión bajo el paraguas de supuestos prácticos o situaciones reales que pueden darse en la botica.