El farmacéutico ha sido, desde siempre, el profesional sanitario más cercano y accesible para la población. Aun cuando los núcleos poblacionales en grandes ciudades, por ejemplo, no invitan a confraternizar con el vecino más cercano, los farmacéuticos suponen el primer contacto “amigo”.

Un hecho que se ha querido tener presente durante el 25 de septiembre, día en que la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) organizó el Día Mundial del Farmacéutico bajo el lema Yo soy farmacéutico (y que en España se ha completado con Tu farmacia y el farmacéutico, siempre cerca de ti).Asefarma, la empresa líder en gestión dinámica de farmacias, valora muy positivamente esta iniciativa por la importancia del papel que tienen los farmacéuticos en todo el proceso sanitario que les compete: desde la investigación y fabricación del medicamento, hasta la dispensación del mismo.

El sector farmacéutico, en cifras. Según datos del Consejo General de Farmacias, en nuestro país hay un total de 21.364 oficinas de farmacia que cubren las necesidades de atención farmacéutica de los españoles. Es más, según explica Carlos García Mauriño, presidente de Asefarma, estas farmacias cubren una doble función para con la población: “en la atención farmacéutica, hacia la gente que tiene dolencias leves como un resfriado y prefiere no ir al médico. Y, al revés, en las personas que van a la farmacia y el boticario les envía a la consulta”.

La importancia de este dato radica en que por criterios geográficos y demográficos, el 99% de la población española dispone de una farmacia en el lugar en el que vive, tal y como marca la ley. Un hecho que nos diferencia de otros países de Europa, y que convierte a España en el país de la UE con menor número de habitantes por farmacia, algo que en cierta manera facilita que el trato con el cliente sea más familiar.

Además, en España, la red de farmacias mediante el servicio de guardias garantiza la disponibilidad del medicamento las 24 horas del día, los 365 días del año.

El sector farmacéutico es uno de los más estables de la economía española. Emplea a cerca de 80.000 personas en nuestro país y, a diferencia de otros, no sufre las desavenencias del desempleo, constituyendo un verdadero motor de desarrollo rural y urbano.

En cuanto a cifras, este sector factura a las Administraciones cerca de 9.000 millones de euros cada año.