Cuando un farmacéutico titular, como gerente y director de una farmacia quiere plantearse un mayor desarrollo de su negocio, acumula infinidad de ideas en la cabeza, que no son más que un pensamiento estratégico y no un plan estratégico mientras no se plasme en papel. Preparar la estrategia de una farmacia supone realizar un análisis previo de la situación, realizando bien un análisis DAFO, o un modelo Canvas, creado por Alexander Osterwalder cuando se percató de que no siempre era efectivo el modelo de negocio en el que la estrategia se planifica redactando hojas y hojas.

¿Qué es el modelo CANVAS? 

Canvas es un modelo de gestión eficaz para el farmacéutico titular pues aporta una visión completa de la situación actual de la farmacia, teniendo en cuenta las posibles variables que pueden influir en el desarrollo del proyecto empresarial que quiera desarrollar la misma. Este sistema obliga al titular a analizar y conocer nueve aspectos internos y externos fundamentales que afectan a la hora de instaurar un modelo de negocio.

Cómo aplicar el modelo CANVAS en nuestra farmacia

Cómo hacer el modelo CANVAS para una farmacia

 

El sistema de trabajo en el Canvas es un tipo pizarra en donde se comenzará por estudiar aspectos externos e internos, y se trabaja sobre él insertando post it y diferentes anotaciones sobre el mismo. Comenzando primero con el conocimiento del cliente, para poder reconocer y segmentar los diferentes tipos de consumidor que potencialmente pueden acudir o acuden  a la farmacia para, basándose en el análisis de su estilo de vida y de su comportamiento de compra, enfocar mejor qué podemos aportarles desde la farmacia, construyendo esta información desde el análisis de datos demográficos, de comportamiento de compra y de posibles necesidades que cubrir, “el para quien de nuestro modelo de negocio”.

El siguiente aspecto es concretar el “para qué de nuestra empresa“, definiendo de la manera más específica posible qué se puede ofrecer, en qué podemos diferenciarnos de la competencia y así plasmar sobre la pizarra cuál sería nuestra propuesta de valor siempre teniendo en cuenta el conocimiento previo del tipo de cliente potencial de la farmacia, seleccionando los productos y servicios que les vamos a ofrecer porque, en definitiva, cuanto más específica sea nuestra propuesta por segmento de cliente, mayor afinidad se conseguirá por su parte hacia  nuestro establecimiento.

Es también necesario definir el “cómo lo vamos a hacer, estructurando y repartiendo los recursos de los que la farmacia dispone para realizar aquello que hemos planeado para desarrollar nuestro modelo de negocio, y si para aquello que vamos a realizar, es posible buscar alianzas que lo hagan más asequible, cerrando y concretando diferentes partenariados con laboratorios y/o proveedores que hagan más factible el modelo.

Tampoco es menos importante analizar las posibles relaciones que se vayan a establecer con el consumidor, con el fin de saber cuánto nos va a suponer no sólo económicamente, sino en el más costoso de los recursos, el tiempo, para hacer un balance entre gastos y posibles ingresos para tener una visión global de qué segmento de clientes son los más rentables y cuáles no, la viabilidad de una categoría o de un servicio, que estamos valorando implantar.

Para conocer si es viable el modelo en concreto, es estrictamente necesario tener claramente definidos los flujos de ingresos que puede generar esta categoría o servicio, estimándolo en base al número de clientes potenciales que pueden hacer uso de ello, para extraer el beneficio que supondría una vez descontados los costes de implantación en base a la inversión realizada en formación, surtido, estructura, personal y tiempo invertido.

Es importante planificar sí, pero con medida, de ahí la importancia de centrarse en lo verdaderamente importante para no provocar la parálisis por el análisis, siendo en muchas ocasiones la causa principal por la que el plan estratégico de una empresa fracase.

Artículos relacionados con ¿Cómo hacer el modelo CANVAS para una farmacia?: