Saber cómo se contabiliza el material de protección e higiene frente al COVID-19 en la farmacia genera muchas dudas.

De entre las múltiples consultas que puede hacer un farmacéutico a su asesor contable respecto del material que se compra para hacer frente al COVID-19 (geles, guantes, mascarillas…) nos llaman la atención las siguientes por la importancia en la situación actual:

  • Los pedidos de mascarillas, guantes y geles cuya finalidad es la prevención frente al COVID-19 de los empleados de la farmacia en el día a día, ¿tienen el mismo tratamiento contable que los pedidos realizados para la venta de dichos productos en el establecimiento?
  • ¿Debo realizar los pedidos de forma diferente?
  • ¿La contabilidad se asemeja a otros equipos de protección individual como uniformes y batas, o es diferente?

Los usos del material de prevención ante el COVID-19

Desde el departamento de Contabilidad de Asefarma queremos aclarar estas cuestiones, señalando que existirían dos tipos de usos en contabilización del material:como-se-contabiliza-material-prevencion-covid-19-farmacia

  • Por un lado, el uso comercial, poner a disposición de nuestros clientes para la venta dichos productos fundamentales en la situación actual.
  • Por otro, el que se destina al uso propio de los empleados.

En el primer caso, el referido al uso comercial, esos geles, guantes y mascarillas tienen el tratamiento contable de compras/consumos de explotación. Sin embargo, en el segundo caso en el que el uso es para los empleados de la farmacia, tendrían un tratamiento contablemente como gastos deducibles.

Distinción de las facturas

En este sentido, desde Asefarma hacemos hincapié en que habría que distinguir que las facturas por estos pedidos de productos que se dedicarán a la venta en la farmacia deberán ir con IVA y recargo de equivalencia, como cualquier otra compra realizada. Mientras que las facturas por los pedidos de estos productos que no se destinen a la venta, sino al consumo de los empleados, deberán llevar exclusivamente IVA.

Así, en caso de que se realice una única factura en conjunto (por ejemplo, porque se compran 100 artículos de cada, teniendo en mente que 80 irán al consumidor, pero los otros 20, al equipo de trabajo), no se podría diferenciar lo que sería gasto, sino que todo se tendría que contabilizar como compra.

Por eso desde el departamento de Contabilidad de Asefarma recomendamos tener facturas diferenciadas, de manera que se pueda contabilizar de forma adecuada cada gasto.

 

Cómo se contabiliza otro tipo de material en la farmacia

También debemos valorar que, hacer la diferenciación de las facturas entre compras y gastos puede generar, en algunos casos, la disminución del descuento que puede hacernos el proveedor por volumen de pedido, y dicho descuento puede suponer, un mayor importe que el recargo pagado si su tratamiento es como compra en su conjunto.

Para la contabilización de otro tipo de material utilizado por el equipo, como sería el caso de las batas que utilizan los empleados de la farmacia no existiría esta problemática. Esto es así porque la farmacia no vende batas, de modo que cuando las compra, es siempre uso propio. Por ello, a nivel contable siempre tendría el tratamiento de gasto deducible.

Artículos relacionados con ¿Cómo se contabiliza el material de prevención del COVID-19 empleado por los trabajadores de la farmacia?: