Dentro de la gestión de los Recursos Humanos de la Farmacia, la cultura empresarial es un concepto transcendental que debemos trabajar de manera continua en busca de la perfección y el éxito. Hace referencia a nuestros comportamientos y hábitos que hemos adquirido en el día a día, por lo que, está directamente vinculado al estilo de dirección, a la imagen que proyectamos en la Oficina de Farmacia y las relaciones sociales (atención al cliente, proveedores, cuidado del personal/equipo, etc.).

Los elementos que conforman la cultura empresarial van desde el lenguaje, los valores, las creencias, las comunicaciones, los símbolos… hasta los mitos y los rituales. En definitiva, es un conjunto de normas, valores, formas de actuar, sentir y pensar que compartimos por el hecho de pertenecer a dicha empresa.

Estilos de cultura empresarial

La cultura empresarial es única ya que cada Farmacia tiene un modelo diferente de actuación y funcionamiento. Según la Escuela Internacional de Profesionales y Empresas y por generalizar, podemos diferenciar cuatro estilos:

Cultura autoritaria. La decisión se concentra en una persona, lo que limita la capacidad de desarrollo del equipo. cultura empresarial en la farmacia

– Cultura burocrática. Las normas son las que determinan las acciones. Este tipo de cultura busca seguridad en los procesos y calidad junto al control y al orden. Como aspecto negativo, puede incitar resistencia al cambio y desmotivación, ya que para dejar de actuar de una manera se necesita crear una nueva norma.

– Cultura por objetivos. Se establecen objetivos a perseguir como meta fomentando la competitividad y exigencia de resultados.

– Cultura de motivación. Se busca la motivación como instrumento para conseguir mejores resultados y por tanto llegar a objetivos.

Lo normal, es que las farmacias opten por una combinación y flexibilidad de dichas tipologías de culturas. Lo ideal es que el líder o líderes de la Farmacia se preocupen y cuiden tanto a sus colaboradores como a sus clientes, que cuiden y velen por la calidad de sus servicios generando posicionamiento de marca en el mercado y confianza en el cliente. También, es primordial que el modelo de cultura organizacional permita el desarrollo creativo del equipo para que se sienta participes, y aporten, más y mejor, a la Farmacia.

Pasos para mejorar la cultura empresarial en una farmacia

Con la finalidad de mejorar la cultura empresarial de tu establecimiento farmacéutico os aconsejamos que reviséis los siguientes pasos:

  • Análisis organizacional. Analizar las necesidades de tu equipo, el trabajo y el contexto externo.
  • Direccionamiento estratégico. Conocer y revisar las metas y objetivos a largo plazo de la Farmacia y los recursos y acciones destinadas a conseguir dichos objetivos.
  • Estructura corporativa. Conocer cómo estamos organizados y si la estructura es la más adecuada para cumplir con la dirección estratégica.
  • Optimización del equipo. Mejorar el rendimiento del equipo humano.
  • Examinar los medios técnicos, servicios e instalaciones adecuadas para el desarrollo de vuestra actividad.
  • Gestión por valores, objetivos y resultados. Implantar valores corporativos e invertir en la gestión del compromiso: mejorar el estilo de liderazgo, fomentar una cultura que enganche (dar sentido a vuestro trabajo, desarrollo y reconocimiento), humanizar la empresa y fomentar la participación.

En definitiva, un establecimiento farmacéutico debe definir un modelo de organización eficaz y eficiente con actitudes de positivismo, ética, competitividad, confianza, creatividad y adaptación a los cambios sociales y tecnológicos.

“Aunque el reto sea organizacional, el verdadero cambio siempre ocurre a nivel individual”- Lee Hecht Harrison.

 

Artículos relacionados con cultura empresarial en la farmacia ¿cómo mejorarla?: