Como definición, la Farmacia Comunitaria es un establecimiento sanitario privado de interés público.  Está regulado por las leyes estatales y autonómicas. Y desde ella, el farmacéutico comunitario asegura a la población el acceso a los medicamentos y productos sanitarios, ayudando a los pacientes a llevar a cabo un uso seguro, efectivo, eficiente y responsable. Además, lo hace implicándose en la consecución de resultados en salud.

Se trata de un concepto internacional que define a la farmacia que tiene una vocación de servicio hacia su comunidad. Es importante recalcar, que este servicio asistencial está altamente valorado por los pacientes y usuarios.

Labores de un farmacéutico comunitario

El profesional que ejerce en la Farmacia Comunitaria es el farmacéutico comunitario. Su labor es ofrecer una atención sanitaria integral al usuario o paciente en todo lo relacionado con el uso de los fármacos: desde el proceso de la dispensación de una prescripción médica, la recomendación de tratamiento en un síndrome menor y el seguimiento o control farmacoterapéutico.

Tipos de farmacia comunitaria

Podemos diferenciar dos tipos de farmacia comunitaria: la farmacia rural y la farmacia urbana. Ambos tipos de farmacia presentan el mismo cometido, pero diferentes formas de trabajar. Como farmacias comunitarias pueden desarrollar un servicio de atención farmacéutica el cual les permita diferenciarse y la fidelización de sus clientes.

una-farmacia-comunitaria

  • Farmacia rural. El cliente/paciente de la farmacia rural, presenta principalmente un perfil de mayor edad, con enfermedades de cronicidad y polimedicado. Este tipo de cliente/paciente presenta unas importantes necesidades sanitarias, que le llevan a requerir un tipo de farmacia de carácter más asistencial.
  • Farmacia urbana. Este tipo de farmacia presta servicio a clientes con un tipo de perfil más variado, que en el caso además de estar situadas en zonas principalmente de mucho paso, no les va a facilitar poder tener un conocimiento profundo de su cliente.  Este factor es importante y va a influir directamente en la forma de gestión de este tipo de farmacias, ante la necesidad de una mayor diferenciación y de implantar servicios complementarios a la venta del medicamento.

La farmacia comunitaria en España

La farmacia comunitaria en España, se caracteriza principalmente por los siguientes puntos:

– La colaboración de las farmacias con el Sistema Nacional de Salud: según establece la Ley los farmacéuticos comunitarios actuarán de forma coordinada con los médicos y otros profesionales sanitarios.

– El desarrollo de servicios asistenciales farmacéuticos: los farmacéuticos comunitarios con el respaldo de sus organizaciones profesionales y sociedades científicas, definen y protocolizan sus actuaciones profesionales, a través de una Cartera de Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales.

Farmacia asistencial basada en la evidencia: El farmacéutico comunitario viene prestando por competencia profesional y respaldo legal, diferentes servicios asistenciales no sólo desde el ámbito de la accesibilidad al medicamento y a la prestación farmacéutica, sino también en otros aspectos y servicios relacionados con el uso responsable de los medicamentos y productos sanitarios, la Atención Farmacéutica y la Salud Pública.

Farmacia Comunitaria y Salud Pública: cabe destacar la participación de la farmacia comunitaria en Planes y Estrategias del Ministerio de Sanidad y Comunidades Autónomas, en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

Artículos relacionados con ¿Qué es la farmacia comunitaria?: