Facturación estacional en la farmacia

La facturación de la farmacia durante los diferentes meses del año varía y muestra un comportamiento que no siempre es lineal, repitiéndose casi con regularidad año a año un patrón, en el que el titular se enfrenta a descensos de venta en momentos muy específicos como es el caso de los meses de enero, agosto o septiembre. Puesto que este patrón se repite todos los años, nos deberíamos preparar y anticiparnos antes de encontrarnos con una realidad cuanto menos desagradable.

Con la vuelta a la rutina en el mes de septiembre, cuando se acaba el descanso vacacional, la farmacia cae en una realidad que se manifiesta en las ventas como consecuencia del comportamiento del consumidor en este periodo, quien suele disminuir sus visitas a la farmacia.

Ventas en farmacia después del verano

El paciente/cliente que vuelve a su normalidad, se ve desbordado por las infinitas tareas que traen consigo esta vuelta al cole vs trabajo y pospone lo importante por lo urgente, dejando de preocuparse de su propia salud o bienestar evitando lo que considera en ese momento como un gasto superfluo visitando, por ende, con menos frecuencia nuestro establecimiento de salud.

La respuesta inmediata es un descenso importante de las ventas a consecuencia de esa caída de las operaciones en el mes en el que el cliente solo está enfocado en incorporarse a su rutina y recuperar su normalidad.

Pero como en toda empresa, el gerente farmacéutico ha de anticiparse. También preparar la farmacia con campañas mensuales con las que para atraer al cliente a nuestro espacio de venta. Y conseguir despertar necesidades de las que no es del todo consciente, seleccionando los productos idóneos para estas campañas de otoño y con una política promocional que ayude a través de PLV y las diferentes acciones comunicación para captar la atención hacia nuestro establecimiento.

Campañas publicitarias en la farmacia después del verano

Preparar una campaña publicitaria en torno a esa vuelta al cole, al trabajo y en definitiva a la rutina ayudará a poner dinamismo en la farmacia. Y resultará mucho más atractivo para nuestro cliente potencial. Con esas campañas con las que buscamos vender más, se incita al consumidor a mejorar su actitud y su espíritu, de manera que pueda afrontar ese bajón emocional y físico que supone la vuelta de las vacaciones. Para él será más fácil escoger una farmacia con una imagen fresca, que ofrezca su consejo desinteresadamente ofreciendo opciones como respuesta a las consecuencias de esa incorporación a la normalidad después de los días de sol y relax. Simplemente mencionando los problemas que más frecuentemente sufrimos todos a la vuelta como el decaimiento, la caída del cabello o la deshidratación de cabello, rostro y cuerpo, será lo más sencillo.

Si nos preparamos con una comunicación sencilla para ser la respuesta del problema que se le presenta al cliente porque se siente identificado con ellos ofreciendo nuestro consejo será sencillo aumentar el número de vistas a la farmacia. Debemos dar a entender que puede encontrar la mejor solución con el mejor consejo en nuestra farmacia: una respuesta para cada necesidad, un tratamiento integral con el que recuperar la fibra capilar y evitar la caída del cabello, un complemento alimenticio con el que reforzar sus defensas y eliminar el decaimiento o un aporte de hidratación extra con el fin de mantener en equilibrio ese porcentaje hídrico del cuerpo ideal que dará un mejor aspecto y un organismo más saludable. Trabajar la venta activa para acompañar al surtido seleccionado con el consejo de hidratarse, vitaminarse o recuperarse por dentro y por fuera simplemente bastará para fidelizar al cliente a nuestra farmacia y recuperar las operaciones perdidas generando un alto grado de satisfacción del cliente, además.

Una vez que se aumentan las operaciones, con la entrada del cliente a la farmacia hay que lograr a través del marketing de salida, diseñar una batería de promociones que ayuden a aumentar el APO y el ticket medio. Y conseguir un alto grado de fidelidad ofreciendo para que nos sólo compren, sino que repitan compras, el 10% del valor de la compra de los productos seleccionados en forma de vale para hacerlo efectivo en nuevas compras de parafarmacia durante el mes de septiembre podrá empujar al cliente a volver a la farmacia vinculándole de esta manera aún más a nuestra farmacia. Así nuestro objetivo de provocar un aumento en la facturación de este mes se logrará mediante tres herramientas que debemos controlar: las operaciones, los artículos por operación y el ticket medio. Con todo el titular alcanzará un nivel similar al del resto de los meses del año.

 

Artículos relacionados con cómo incrementar las ventas de la farmacia en septiembre: