A primera vista nos puede parecer que farmacia y botica son sinónimos. Y, en teoría, lo son, pero si profundizamos en los conceptos podemos encontrar grandes diferencias entre ambas.

Gestiones y rentabilidad de una botica

Hace muchos años, la figura del boticario en un pueblo o ciudad ya gozaba de gran popularidad. Convirtiéndose junto al alcalde, el cura y el maestro en las personas más influyentes en la toma de decisiones.botica y farmacia

Cuando hablamos de la  botica, lo hacemos  pensando en un enfoque más tradicional, nos viene a la cabeza  un negocio familiar que se traspasa de padres a hijos. Donde se dispensan los medicamentos prescritos por el médico o se preparan fórmulas magistrales con determinados principios activos y excipientes “mezclándolos según arte”… En el que se alargan las conversaciones en la trastienda denominada  rebotica, y donde la gestión no era muy complicada pues el boticario se centraba únicamente  en el medicamento.

Pero esta botica ha ido evolucionando. Y con ella todo los que gira a su alrededor. En la actualidad, la farmacia que siempre ha sido una empresa de salud, ha tenido que adaptarse y gestionarse como tal. Y a pesar de ser el medicamento la piedra angular de nuestra profesión, fuera de ellos han surgido soluciones alternativas englobadas en familias y subfamilias que conforman un universo diferente. Donde las distintas categorías se trabajan para dar un mejor servicio a la población y aumentar la rentabilidad.

Márgenes y objetivos

Cada una de estas categorías se gestiona como una unidad independiente de negocio, con sus propios márgenes u objetivos aunque estén en muchas ocasiones interrelacionadas entre sí.

Hoy el farmacéutico no se ha quedado en una mera gestión del medicamento y de las compras. Pensando en el cliente que es cada vez más exigente y es  centro de su atención ha tenido que introducir otros elementos del marketing, como el merchandising o usar herramientas como la señalización de los productos. También la  comunicación de precios y promociones, trabajar  los escaparates, estudiar sistema de fidelización y CRM, hacer uso del marketing sensorial para hacer branding de su marca con un  hilo musical, un aroma y una imagen que le caracterice e identifique. Y algunos han tenido que optar por sumergirse en el mundo digital y de  las redes sociales, que avanza a la velocidad de la luz y que nos arrastra a todos.

Gestiones y rentabilidad de una farmacia (frente a las de una botica)

La farmacia con inquietud de hoy dentro de su objetivo se adapta y se sube al carro de la venta online y de la gestión de  redes para estar presente, posicionarse a través del consejo profesional más allá de su distrito o entorno más cercano para en definitiva  diferenciarse consiguiendo ampliar sus seguidores y potenciales clientes, al obtener una mayor difusión profesional de la que normalmente poseen.

Al hablar de farmacia a día de hoy, hablamos de misión y visión, de estrategia, de un plan de acción, de objetivos, de gestión de equipos, de organización interna, de resultados, de márgenes, de marketing, de fidelidad, de redes sociales y por supuesto, de salud, de prevención y cuidado de nuestros pacientes/clientes, …

La gestión que requiere esta farmacia del siglo XXI es más compleja que la de la botica tradicional, y el titular que la lidere y gestione tendrá que adaptarse a este nuevo modelo de negocio, si quiere sobrevivir y desde luego si quiere destacar entre su competencia pero siempre sin olvidar la esencia de la farmacia, nuestros orígenes.

Artículos relacionados con ¿Es mejor comprar una botica o una farmacia?